Último número

Décimo aniversario

La Revista de Medicina y Cine cumple en 2014 sus 10 primeros años.

El Comité de Redacción quiere agradecer a todos los que habéis hecho posible esta andadura el entusiasmo y el esfuerzo que habéis realizado para que fuera una realidad consolidada no sólo en el tiempo sino también en la calidad lograda y en la versatilidad de la página web que la soporta.

Os animamos a seguir participando a docentes, investigadores y estudiantes y deseamos que este décimo aniversario sea el comienzo de otra etapa en la que se vean recompensados los esfuerzos que hacéis día a día para que la Revista de Medicina y Cine sea una herramienta útil para canalizar vuestras experiencias docentes e investigadoras.

J.E. García Sánchez y E. García Sánchez

Revista de Medicina y Cine

Laura María Moratal Ibáñez

Escuela de Salud Pública. Facultad de Medicina. Universidad de Buenos Aires (Argentina).

Correspondencia: Escuela de Salud Pública. Facultad de Medicina. Universidad de Buenos Aires (Argentina).

e-mail:This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Recibido el 15 de marzo de 2011; aceptado el 4 de septiembre de 2011.


Resumen

Se analizará en base a dos películas que relatan la vida de los esposos Wilson, la creación de Alcohólicos Anónimos y su posterior expansión y como esta institución fue clave para el desarrollo de muchos otros Grupos de Autoayuda Mutua y Agrupaciones de Salud. El fenómeno de la autoatención de los pacientes para encontrar una solución en aquellas afecciones que la propia medicina no encontraba una forma eficaz de abordaje, ha permitido la recuperación de gran cantidad de pacientes y un costo muy bajo. Por otro lado fue muy importante el descubrimiento que los familiares y relaciones del adicto o de algunos enfermos crónicos, también estaban afectados y en riesgo, y necesitaban tratar su problemas. Un simple programa de 12 pasos con una fuerte base espiritual fue sumamente efectivo, sobre todo en el mantenimiento de la recuperación de ambos y cada día su reconocimiento y expansión es mayor.

Palabras clave: alcoholismo, grupos de autoayuda, grupos de ayuda mutua, Alcohólicos Anónimos, autoatención de los pacientes.

La autora declara que el artículo es original y que no ha sido publicado previamente.


Mi nombre es Bill W (1989) de Franklin J Schaffner

Ficha técnica

Título: Mi nombre es Bill W.

Título original: My name is Bill W.

País: Estados Unidos.

Año: 1989.

Director: Daniel Petrie.

Música: Laurence Rosenthal.

Fotografía: Neil Roach.

Montaje: Paul Rubell y John Wright.

Guión: William G. Borchert.

Intérpretes: James Woods, JoBeth Williams, James Garner, Gary Sinise, George Coe, Robert Harper, Ray Reinhardt, Fritz Weaver, Rick Warner, Joe Inscoe, Susan Duchow, Rich Valliere, Mark Joy, William Aylward, Richard Travis…

Color: color.

Duración: 100 minutos.

Género: comedia, drama.

Productora: Garner-Duchow Productions, Hallmark Hall of Fame Productions y Warner Bros Televisión.

Sinopsis: el filme relata la historia de Bill Wilson (James Woods) el fundador de uno de los más exitosos movimientos de auto ayuda en la historia, llamado Alcohólicos Anónimos. Bill intenta dejar de beber pero le es imposible, así, que recurre a un amigo, el Dr. Bob Smith (James Garner), con quien comparte esta dependencia. Entre ambos finalmente fundan una de las organizaciones de autoayuda más importantes y más efectiva en la recuperación del alcoholismo (modificado de filmaffinity).

Comentarios: película para la televisión, episodio de Hallmark Hall of Fame.

enlace

enlace

enlace


Cuando el amor no es suficiente: la historia de Lois Wilson (2010) de John Kent Harrison

Ficha técnica

Título: Cuando el amor no es suficiente: la historia de Lois Wilson.

Título original: When Love Is Not Enough: The Lois Wilson Story.

País: Estados Unidos.

Año: 2010.

Director: John Kent Harrison.

Música: Lawrence Shragge.

Fotografía: Miroslaw Baszak.

Montaje: Ron Wisman.

Guión: William G. Borchert y Camille Thomasson sobre el libro de When Love Is Not Enough: The Lois Wilson Story del primero.

Intérpretes: Winona Ryder, Barry Pepper, Ellen Dubin, John Bourgeois, Rosemary Dunsmore, Adam Greydon Reid, Paul Popowich…

Color: color.

Duración: 95 minutos.

Género: biográfica, drama.

Productoras: Cbs Television Network, Hallmark Hall Of Fame Productions y E1 Entertainment.

Sinopsis: narra la vida de los esposos Wilson a través de la mirada de la esposa, Lois (Winona Ryder). Esta se da cuenta que el hecho de ser familiar de un alcohólico generaba repercusiones en la salud, por eso termina cofundando “Al-Anon” una agrupación de índole semejante a Alcohólicos Anónimos pero para los familiares y amistades de alcohólicos que también se rige por los mismos principios de los 12 pasos para la recuperación.

Comentarios: película para la televisión.

enlace

enlace

Tráiler:


Desarrollo de las películas

Ambas películas cuentan la historia de Bill Wilson y su lucha para abandonar el alcoholismo. Cuando joven su talento en los negocios y en las finanzas le habían traído éxitos y un buen nivel económico, hasta que llegaron los días del derrumbe de la bolsa de Nueva York y la posterior depresión, que ocasionaron la destrucción de cuantiosas fortunas. Esta situación lo llevó a la pérdida de su floreciente nivel de vida, lo cual ayudó al empeoramiento de su adicción al alcohol, hasta límites tan graves, que obligaron a su hospitalización.

Durante su internación desesperado pidió ayuda a Dios, y tuvo como respuesta en estado de éxtasis que según él modificó su comportamiento para siempre ya que a partir de ese día nunca más volvió a beber. Al dejar el hospital recordó que su amigo Ebby se había recuperado unos meses antes, asistiendo a las reuniones del grupo Oxford, una sociedad compuesta en su mayor parte por gente no-alcohólica, pero que recalcaba la aplicación de valores espirituales universales a la vida diaria. Bajo esta influencia espiritual de su propia recuperación y con la ayuda de su viejo amigo Ebby, Bill consigue mantener su sobriedad. También intentó aplicar estos mismos principios para lograr la recuperación de otros alcohólicos, pero sin éxito.

Siempre teniendo en mente este tema, durante un viaje de negocios a Akron logra encontrarse con el Dr. Bob Smith, un cirujano que también había tenido contacto con el Grupo Oxford, aunque esta situación no le había dado al Dr. Bob la suficiente ayuda como para lograr su sobriedad. Bill conversa largas horas con él tratando de convencerlo que el alcoholismo era una enfermedad de la mente, de las emociones y del cuerpo. Este importantísimo hecho se lo había comunicado el Dr. William D. Silkworth, del Hospital Towns de Nueva York, la institución donde Bill había ingresado varias veces como paciente. Bob acabó aceptando estas ideas y finalmente logró su recuperación.

Luego ambos se pusieron a trabajar con los alcohólicos confinados en el Hospital Municipal de Akron. Como consecuencia de sus esfuerzos, un paciente pronto obtuvo su sobriedad. Aunque no se había inventado todavía el nombre Alcohólicos Anónimos, estos tres hombres constituyeron el núcleo primigenio de esta asociación y muchos consideran esa fecha como la fundacional (Foto 1).

Bill continua en su propia casa recibiendo pacientes alcohólicos intentando que mantuvieran un programa de sobriedad, mientras tanto el Dr. Bob dedicaba sus esfuerzos a la tarea de inculcarles similares principios a los pacientes llegaban a Akron para obtener cuidados médicos en el hospital Santo Tomás, una institución administrada por la iglesia católica. Esta situación de estar siempre desde sus inicios unidos al cuerpo médico y también a grupos religiosos, hizo que estas dos importantes instituciones lo apoyaran en su lucha.

El Dr. Bob murió el 16 de noviembre de 1950. Justamente la primera película aquí citada, comienza con este hecho estando Bob en su lecho de enfermo, y los esposos Wilson que van a visitarlo y recuerdan el largo camino recorrido (Foto 2). Bill Wilson continuó trabajando para que Alcohólicos Anónimos se pudiera expandir y falleció en 1971 y Lois Wilson su esposa, la cofundadora de Al-anon y Al-ateen murió en 1988 a los 97 años de edad.

El primer filme aquí presentado se titula Mi nombre es Bill W, ya que es la forma de presentación de Alcohólicos Anónimos y se basa en la decisión de esta agrupación de mantener el anonimato de los afectados, que sólo se identifican por el nombre y en el caso de ser uno muy común, agregándole la inicial del apellido. El segundo filme se llama El amor no es suficiente, porque es una frase que Lois termina aceptando cuando se da cuenta que todos sus buenos sentimientos hacia su esposo no bastaban para afrontar el problema grave que Bill padecía. Necesitaba de otros con su mismo problema para que pudieran ayudarlo a mantener su recuperación. Esa una frase que deben aceptar todos los familiares de adictos.


La tarea de los grupos de adictos anónimos

El tema del alcoholismo ha sido frecuentemente utilizado en muchísimas películas,  que mucho han servido a la comunidad para entender mejor el sufrimiento que este problema ocasiona en la vida del afectado y en el de sus relaciones. Estos filmes que tratan la historia de Bill Wilson y la de su esposa Lois, son “biopic”1 basados en la vida real de estas personas con las salvedades propias de una película. Por eso quizás se encuentre diferencia entre ambos en ciertas situaciones donde están involucrados algunos personajes secundarios, pero en línea general, ambos han respetado bastante la los principales datos históricos.

Lo más importante de rescatar entre los hechos que relatan estos dos filmes, por lo que significó no tan sólo para el tratamiento del alcoholismo y otras patologías médicas que ni siquiera eran consideradas como tal por la ciencia de aquella época, fue la búsqueda a partir de los propios afectados de una solución a su problemática.

Estas historias suceden en un momento histórico, en que el alcoholismo era un verdadero problema sanitario, pero sin embargo los pacientes alcohólicos no recibían ninguna respuesta efectiva de la medicina tradicional. Muchas veces eran considerados por los propios médicos como casos perdidos y en las internaciones simplemente se les trataba por las consecuencias a su salud: accidentes, daños orgánicos o siquiátricos, situaciones de agresión y violencia y apenas se les daba algo para tranquilizarlos y mejorar un poco su estado general. Un personaje de estas películas, el Dr. Silkood, quien fue uno de los primeros médicos en pensar que el alcoholismo era una enfermedad, ya que por entonces se lo consideraba más como una patología moral. Frente a esta mirada de la comunidad científica, sus familiares tenían el mismo pensamiento negativo y, permanecían a su lado sin saber cómo ayudarlos, como quien acompaña a una persona con una enfermedad irreversible, sobre la que nada puede hacerse sino esperar su desenlace fatal.

Los grupos de Alcohólicos Anónimos son representativos de las nuevas estrategias de autoatención que comenzaron con fuerza a partir de esta institución. Detrás de la misma subyacen varios paradigmas y estrategias exitosas.

La primera y la más importante fue pensar que es posible obtener las curación de un adicto, cualquiera sea el estado al que haya llegado siempre se puede mejorar su vida y la de sus relaciones, si el adicto acepta cumplir con las bases del programa seriamente. Paradójicamente esta agrupación considera que cuanto más avanzada está la enfermedad y más bajo ha llegado el adicto en su vida, más cerca está de darse por vencido y reconocer que ha perdido el control, que sólo no ha podido lograrlo y necesita ayuda.

El segundo aspecto innovador fue la forma de tratamiento. Se consideraba como terapéutico poder unirse entre iguales y compartir su situación con diferentes propósitos; ya sea abrirse a la esperanza de una recuperación al ver otros afectados que pudieron lograrlo, obtener comprensión con otras personas afines que sentían los mismos miedos y dudas, reconocer debilidades o compartir estrategias exitosas. Sin dudas el programa es muy efectivo, ya que permitió un gran número de remisiones en todo el mundo, en forma casi gratuita para el afectado y su familia, apenas una mínima donación para el mantenimiento de las reuniones.

Una de las razones del éxito de este abordaje es el concepto de ”sólo por hoy” donde se le pide al adicto que no piense todo el esfuerzo que va a tener que realizar durante toda su vida para mantenerse sobrio, sino que vaya abordando uno a uno, los problemas de cada día de su recuperación. Se le pide que sólo realice el esfuerzo de pensar que ese simple día va a mantenerse sobrio y al día siguiente  tendrá que volver a esforzarse en hacer lo mismo y así cada día, paso a paso. Por eso el adicto de estos grupos cuenta los días que mantuvo su sobriedad como un logro muy importante, cada día es un éxito.

El tercer aspecto exitoso fue descubrir que la forma de permanecer sobrio a través del tiempo, estaba en la realización del servicio, en ayudar a otros a que iniciaran su recuperación. Además del aspecto espiritual profundo que tiene la acción de ayudar al prójimo, desde otro lugar más pragmático, esa cuestión permitió que pudieran automantenerse las agrupaciones, gracias a la ayuda de los pacientes recuperados. A su vez, esta tarea lograba mantenerlos unidos al programa, recordándoles en forma permanente que mal estaban cuando aún permanecían en las garras de la adicción, y que diferente era vivir en sobriedad. Mediante la acción del padrinazgo de un adicto, escuchando los problemas que también habían sido suyos alguna vez, continuaban trabajando su propio mantenimiento de la recuperación obtenida.

Un punto importante dentro de este paradigma terapéutico y que lo diferencia de la medicina complementaria, es su relación con la medicina oficial con quien esta agrupación estuvo unida desde sus inicios fundacionales. Además en ninguno de estos grupos, se realiza ninguna indicación médica, salvo el consejo de realizar la consulta con un profesional, ni en el de Alcohólicos Anónimos, ni en los que de él derivaron. No se investigan las causas ni las características del problema, solo se le enseñan herramientas y estrategias para cumplir con el compromiso de la abstinencia.

Esta situación de respeto de sentirse simplemente colaboradores unidos al médico fue clara desde su fundación. Bill W se unió a un profesional de la salud también alcohólico para iniciar su idea y su famoso libro azul fue prologado por un especialista. Entendía claramente que no era su idea oponerse ni criticar a la medicina oficial, sino buscar otra alternativa que sumada a esta atención, fuera útil a los enfermos.

Por este hecho muchos grupos de Alcohólicos Anónimos funcionan en los propios hospitales, algunos profesionales son invitados a dar charlas en los eventos multitudinarios que a veces se realizan y los mismos médicos son los que le recomiendan a los pacientes que asistan a estos grupos, dado que en ellos se realiza una función de apoyo permanente, que ningún médico podría dar en forma tan personal, por lo que no compiten en su tarea.

Posteriormente otro aspecto de avanzada desde el punto de vista científico, fue considerar como vulnerables a las personas cuya vida estaba relacionada con la del alcohólico, y comenzar con ellas un programa de atención similar al del enfermo. Esta situación inclusive permitió reconocer los síntomas que estas personas presentaban debido a las consecuencias de esta patología adictiva en sus padres o familiares. En la segunda película que trata de la vida de Lois Wilson, se representa claramente este tema, ya que ella comienza a reunirse con las esposas de los alcohólicos. Pero las alteraciones pueden ser sufridas por cualquier familiar o relación, no tan solo del alcohólico, sino en forma similar de cualquier otro adicto o inclusive de un enfermo grave, situación en la que actualmente la medicina reconoce que también el conviviente puede estar seriamente afectado (Foto 3).

Estos familiares merecen ser tratado preventivamente aunque aún no tuvieran síntomas evidentes, porque la probabilidad de que estos aparezcan en un futuro es bastante grande. Aunque las primeras reuniones comenzaron ya en 1939 en la propia casa de Lois W., fue en 1951 cuando junto con Anne B. fundan Al-Anon. La primera Oficina de Servicio Mundial abrió sus puertas en Nueva York para brindar servicio a 87 grupos en los EE. UU., Canadá, Australia, Sudáfrica e Irlanda. Gracias a esta decisión se pudo conocer más sobre las afecciones que podrían desarrollarse en estas personas y prevenir consecuencias más graves. Al descubrir luego los importantes efectos que se producían en los niños y jóvenes hijos de alcohólicos2, se creó el grupos de Al-Ateen para que pudieran trabajarlos entre personas de su misma edad y con experiencias de vida semejantes. Recién hace pocos años la medicina comienza a revisar seriamente el aumento de la morbilidad y la mortalidad de familiares de adictos y también de otros enfermos crónicos graves.


Los grupos de autoatención de los pacientes

Estos grupos fueron denominados de diferente manera por diversos autores. Eduardo Menéndez utiliza para integrarlos el concepto de autoatención3. Pueden ser Grupos de Ayuda Mutua (GAM) o Asociaciones de Salud (AS)4, ambas son formas asociativas integradas por personas afectadas por problemas de salud y/o por familiares, que intentan proporcionar alternativas en determinadas problemáticas debido a las carencias de los servicios públicos. Se desarrollan formas horizontales de ayuda recíproca, creando un espacio de autocuidado externo a los grupos primarios que siempre han desempeñado estas funciones. Estas agrupaciones no tan sólo cubren el vacío dejado por las instituciones médicas, sino también aquel originado por el debilitamiento de las estructuras cuidadoras tradicionales afectadas por las transformaciones ocurridas en las relaciones familiares y vecinales.

A veces estas asociaciones que comenzaron simplemente ayudando a los enfermos encuentran que deben preocuparse también por la situación social de los mismos, la estigmatización de la enfermedad, la falta de derechos, etc., convirtiéndose en Asociaciones de Salud. En algunos casos coexisten ambas instituciones.

Es importante recalcar que en los Grupos de Autoayuda, solo intervienen personas afectados por la problemática en forma directa o indirecta como familiares o amigos y se automantienen sin intervenciones ajenas. Posteriormente surgieron modificaciones a esta actitud que Alcohólicos Anónimos y todos los grupos que se apoyan en los 12 pasos sostienen. Es así que se fueron creando asociaciones de salud algunas con intervención de profesionales no afectados, subsidiados por alguna empresa, etc. y con funciones que a veces integraban  la rehabilitación del enfermo, pero además se ocupaban de otros temas como promover la investigaron, luchar por algunos derechos civiles, luchar contra la discriminación del enfermo, etc.


Conclusión

El alcoholismo aun hoy continúa siendo una enfermedad que causa 2,5 millones de muertes cada año. Lo más grave es que cada vez son más afectados los jóvenes y entre el grupo etario entre 15 y 29 años un porcentaje cercano al 9% muere por causas relacionadas con el consumo de alcohol. El consumo de alcohol ocupa el tercer lugar entre los factores de riesgo de la carga mundial de morbilidad; es el primer factor de riesgo en el Pacífico Occidental y las Américas, y el segundo en Europa.

El último estudio realizado en el 2011 arrojó la alarmante cifra de que el 4% de las muertes en todo el mundo se debe a la ingesta desmedida de bebidas. La estadística está por encima de las causadas por complicaciones del VIH, la tuberculosis y la violencia. El alcohol es la causa de por lo menos 60 tipos de enfermedades y lesiones, según indicó el primer informe de la OMS realizado sobre esta adicción en el 20045. Su consumo está vinculado a la cirrosis de hígado, la epilepsia, las intoxicaciones, los accidentes de tránsito, la violencia y varios tipos de cáncer, incluidos el colorrectal, mama, laringe e hígado6. Cada vez se van descubriendo nuevas asociaciones patológicas.

Esta es la situación actual aún con todos los avances científicos que sucedieron desde 1931 cuando Bill Wilson comenzó con su idea de atacar este terrible mal, sin tecnología, ni gastos desmesurados, ni subsidios del Estado ni de ninguna otra institución. Se basó simplemente en la ayuda que se podían ofrecer entre los propios damnificados, para poder transitar un programa con una fuerte base espiritual. Aún hoy y aunque la medicina ofrece otras opciones terapéuticas, son generalmente más costosas y todo reconocen que es muy difícil conseguir que le paciente mantenga su sobriedad a través del tiempo, un ex alcohólico siempre está en riesgo de volver a serlo. Alcohólicos Anónimos consigue mantenerlos unidos al programa durante años, en algunos casos hasta el fin de su días, ayudándolo no tan sólo en forma directa con su problema con el alcohol, sino también a enfrentar con más calma y seguridad las situaciones problemáticas de la vida, evitando así los estímulos desequilibrantes que los podrían llevar a volver a consumir.

Alcohólicos Anónimos confía en que la mejor promoción es aquella que se logra boca a boca de la gente que lo fue conociendo, y así en forma sencilla solo debido a sus logros, estos grupos se expandieron por todo el mundo. Considerando solamente los grupos de Alcohólicos Anónimos actualmente existen unos 110.000 grupos locales, en más de 160 países. Los grupos Al-Alanon ya están 115 países y tienen alrededor de 29.000 grupos y 400.000 miembros.

Mucho ayudó la filmografía desde hace años a dar a conocer el trabajo de esta asociación y continúa haciéndolo. Películas como por ejemplo: Días de vino y rosas/ Days of Wine and Roses (1962) de Blake Edwards (Foto 4), El borracho/ Barfly (1987) de Barbet Schroeder, Cuando un hombre ama a un mujer/ When a Man Loves a Woman (1994) de Luis Mandoki y muchas otras posiblemente han ayudado en la expansión del conocimiento sobre las labor de Alcohólicos Anónimos en muchos países. También permitió conocer el programa a otros grupos con diferentes adicciones que tampoco encontraban respuesta en la medicina tradicional, y pensaron que podía ser útil organizar grupos semejantes entre sus afectados. Así se fueron creando muchas agrupaciones que utilizaron el mismo programa de los 12 pasos y la misma literatura simplemente cambiando la palabra alcohol y alcoholismo por el de la adicción correspondiente y sosteniendo también sus mismas 12 tradiciones entre las que se encuentra la del anonimato y la autosustentación.

Ejemplos de estos nuevos grupos de anónimos, ya que esa es la palabra final que identifica a todos estos grupos, son: Jugadores Compulsivos Anónimos fundada en 1957 y Comedores Compulsivos Anónimos en 1960. Luego se fueron creando otros y actualmente es un largo listado al que cada día se suma uno nuevo; narcóticos, adictos al sexo, neuróticos, fóbicos, abusadores, impotentes, sobrevivientes al incesto, etc. Muchos de estos grupos, sobre todo los más numerosos, se organizan para poder ofrecerles a los enfermos un lugar donde acudir todos los días del año, sin excepción, porque justamente son los fines de semana o las festividades los días más peligrosos para un adicto.

Inclusive con un formato diferente pero basándose en el éxito para la obtención de objetivos de estos grupos, se fueron creando innumerables Asociaciones de Salud (AS) para casi cualquier padecimiento crónico o degenerativo, o secuelas de accidentes o estigmatizaciones sociales. Ya fuera asociaciones de enfermos o de padres de enfermos, han realizado una labor encomiable de difusión de estas enfermedades, en logros sociales y a veces hasta de apoyo a la investigación.

Este formato, de agrupación de voluntades ha sido de gran ayuda para los enfermos y para la medicina, por lo cual es esperable que continúe expandiéndose. Todo un extenso proceso que nació de dos personas que para la sociedad de aquella época, estaban desahuciados y sólo eran una carga, sin nada positivo para ofrecer.


Referencias

  1. García Sánchez JE, García Sánchez E. "Biopics" de Médicos: de la realidad al celuloide. Rev Med Cine [Internet]. 2006; 2(2): 41-43. Disponible en: enlace
  2. Diaz R, Ferri MJ. Intervención en poblaciones de riesgo (1): los hijos de alcohólicos. Adicciones 2002; 14 (supl 1): 353- 374. Disponible en: enlace
  3. Menéndez EL. El modelo médico hegemónico: transacciones y alternativas hacia una fundamentación teórica del modelo de autoatención en salud.  Arxiu d'Etnografia de Catalunya 1984; 3: 83-119. Disponible en: enlace
  4. Canals Sala J. Grupos de ayuda mutua y asociaciones de personas afectadas: reciprocidades, identidades y dependencias. Cuad Psiquiatr Comunitaria 2003; 3(1): 71-81. Disponible en: enlace
  5. Organización Mundial de la Salud. Alcohol. Nota descriptiva N° 349. [Internet]. Febrero de 2011 [Citado el 22 de abril de 2011]. Disponible en: enlace
  6. García Gutiérrez ME, Lima Mompó G, Aldana Vilas ML, Casanova Carrillo P, Feliciano Álvarez V.  Alcoholismo y sociedad, tendencias actuales. Rev Cub Med Milit. [Internet]. Jul- sep 2004 [Citado el 22 de abril de 2011]; 33(3). Disponible en: enlace

Mi nombre es Bill W., cartel.

Cuando el amor no es suficiente: la historia de Lois Wilson, cartel.

Foto 1: Bill Wilson y Bob Smith.

Foto 2: los esposos Wilson visitan al Dr. Bob.

Foto 3: Lois Wilson

Foto 4: cartel español de Días de vino y rosas