A partir del volumen 13 número 1 de 2017 la Revista de Medicina y Cine se encuentra alojada en

http://revistas.usal.es

La gripe en el cine. De la enfermedad aparentemente banal a la pandemia apocalíptica

José Elías García Sánchez y Enrique García Sánchez

Departamento de Medicina Preventiva, Salud Pública y Microbiología Médica. Facultad de Medicina.

Universidad de Salamanca (España).

Correspondencia: José Elías García Sánchez. Facultad de Medicina. Alfonso X El Sabio s/n. 37007 Salamanca (España).

e-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Recibido el 20 de enero de 2006; aceptado el 30 de enero de 2006


Llegado el invierno, austral o boreal, la gripe ataca todos los años. La población, en general, piensa que es una enfermedad banal, aunque produce una considerable mortalidad en ciertos colectivos, amén de las repercusiones económicas y sociales que produce. Esta percepción en parte se debe a que en el término gripe se incluyen otras infecciones agudas víricas respiratorias como el resfriado común. En esta última temporada, 2005–2006, en el hemisferio boreal han saltado las alarmas en los medios de comunicación porque un nuevo virus gripal, el H5N1, está produciendo casos a la puerta de Europa. La realidad es que desde 1997 este virus ha producido casos en el hombre, pero en el lejano oriente. Es el responsable de la gripe en las aves y tiene ciertas características que lo hacen temible. Sus huéspedes habituales lo difunden rápida, fácil y ampliamente por su carácter volador y migratorio. Es un agente que ha producido alta mortalidad en el hombre, incluidos los niños. El único aspecto positivo es que hasta ahora el contagio se ha producido en personas con contacto íntimo con aves enfermas o que han ingerido carne poco hecha de estos animales. Los científicos temen que pueda haber una mutación o recombinación que permita no sólo el salto inter-especie sino la transmisión interhumana1. Un virus gripal que produce alta mortalidad y que se pueda transmitir vía respiratoria entre los seres humanos indefectiblemente hace pensar en la pandemia de 1918, la conocida como gripe española.

Las perspectivas de la gripe no obstante son ahora distintas a la de la temida y renombrada epidemia de 1918. Se conoce el virus, hay técnicas de laboratorio que permiten no sólo su cultivo e identificación sino además su detección rápida, se han desarrollado vacunas eficaces y existe una tecnología avanzada para producirlas y hay medicamentos que pueden prevenir incluso curar como los inhibidores de la neuraminidasa, zanamivir y oxeltamivir. Algunos aspectos negativos son que las vacunas se hacen a partir de las cepas circulantes de la temporada anterior y que existen cepas resistentes a zanamivir y oseltamivir.

El impacto de la gripe en la salud humana justifica su inclusión en las tramas de algunas películas, tanto en su forma habitual de tipo anual, considerada hasta cierto punto banal, como de su forma pandémica responsable de una elevada mortalidad. Pero no se ha limitado a estos temas sino que ha incluido sus complicaciones, su prevención y el posible uso de los influenzavirus como armas biológicas.

En multitud de filmes aparecen cuadros respiratorios agudos que pueden corresponder a una gripe o a un resfriado como ocurre en la realidad. Un buen ejemplo es En la línea de fuego/ In the Line of Fire (1993) de Wolfgang Petersen, en ella el protagonista presenta fiebre, congestión, malestar general, dificultades para realizar su trabajo y toma antigripales. En Pelham uno, dos, tres/ The Taking of Pelham One Two Three (1974) de Joseph Sargent, el alcalde de Nueva York tiene un cuadro similar, pero en este caso recibe medicación intramuscular, presumiblemente antibióticos, algo que no debe ponerse en práctica en la gripe a no ser que haya complicaciones bacterianas. En otras películas se invoca que ciertos cuadros pueden ser una gripe [Así es la vida/ That’s Life (1986) de Blake Edwards] e incluso se emplea esta enfermedad como disculpa para no hacer algo o para justificar una indisposición [Rojo atardecer / The Journey (1959) de Anatole Litvak].

La capacidad mortal de los influenzavirus se ha comentado en diversas películas lejanas del tema como Qué bello es vivir/ It’s a Wonderful Life (1946) de Frank Capra incluso en musicales como My Fair Lady (1964) de George Cukor. La neumonía como posible complicación de la gripe se menciona en la comedia Descalzos por el parque/ Barefoot in the Park (1967) de Gene Saks y en Dos mujeres y un amor/ In Name Only (1939) de John Cromwell se comprueba que así es. Despertares/ Awakenings (1990) de Penny Marshall se centra en la encefalitis letárgica como complicación de la gripe.

Las epidemias de gripe productoras de alta mortalidad es un tema que se incluyó en viejas películas como Tundra (1936) de Norman Dawn o Rutas infernales/ Three Faces West (1940) de Bernard Vorhaus. Los efectos devastadores del virus gripal, en poblaciones indígenas que no han contactado previamente con él, se han comentado o puesto de manifiesto en Los últimos días del Edén/ Medicine Man (1992) de John McTiernan y en Jugando en los campos del Señor/ At Play in the Fields of the Lord (1991) de Hector Babenco.

1918 (1985) de Ken Harrison, como no podía ser de otra forma con este título, se ocupa de la pandemia de gripe española que aconteció este año. La posibilidad de volvernos a enfrentar con este virus ha sido puesta sobre el tapete en dos películas realizadas para la televisión El virus perdido/ Runaway Virus (2000) Jeff Bleckner y Contagio mortal/ Le neuvième jour (1995) de David Delrieux. En ambas cintas se plantea la posibilidad de que el virus se mantenga congelado en cadáveres de personas muertas por la epidemia y conservados en ambiente polar. La obtención de una vacuna es realzada en estos filmes que además muestran el trabajo virológico con los influenzavirus.

La posibilidad de utilizar un influenzavirus mutado como arma biológica es el núcleo central de M:I -2 (Misión Imposible 2)/ Mission: Impossible II (2000) de John Woo. Este agente se obtiene mientras se investiga la obtención de una vacuna para la gripe.

La conclusión es que el impacto que la gripe ha tenido y tiene sobre la salud humana no se corresponde con el que muestra en el cine, pues sólo un número limitado de películas la han incluido en sus guiones con cierto peso.


Referencias

  1. Organización Mundial de la Salud [base de datos en Internet] Ginebra: Gripe aviar – nota descriptiva 15 de enero de 2004 [actualización de 15 enero 2006; citado 25 enero 2006]. [alrededor de 6 p.]. Disponible en: http://www.who.int/mediacentre/factsheets/ avian_influenza/en/print.htm