A partir del volumen 13 número 1 de 2017 la Revista de Medicina y Cine se encuentra alojada en

http://revistas.usal.es

El jardinero fiel (2005) o el desarrollo de nuevas medicinas

Juan Luis Cuesta Jiménez

Facultad de Medicina Universidad de Salamanca (España).

Correspondencia: Juan Luis Cuesta Jiménez. Facultad de Medicina Universidad de Salamanca (España).

e-mail:Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Recibido el 29 de mayo de 2006; aceptado el 27 de junio de 2006


Resumen:

Se trata de una adaptación cinematográfica de la novela homónima de John Le Carré (2001) dirigida por Fernando Meirelles. La película presenta una particular visión sobre la práctica médica en países en vías de desarrollo, aparecen reflejados tratamientos frente al SIDA, así como el estudio de nuevos tratamientos en enfermedades como la tuberculosis. Se realiza una visión crítica sobre la ética en el desarrollo de nuevos medicamentos por parte de la industria farmacéutica.

Palabras clave: educación sanitaria, ensayos clínicos, ética, tuberculosis, Mycobacterium tuberculosis multirresistente, SIDA, John Le Carré, adaptación cinematográfica.


Ficha técnica

Título: El jardinero fiel
Título original: The constant gardener
País: Alemania y Reino Unido
Año: 2005
Director: Fernando Meirelles
Música: Alberto Iglesias
Guión: adaptación de Jeffrey Caine de la novela homónima de John Le Carré
Intérpretes: Ralph Fiennes, Rachel Weisz, Hubert Koundé, Danny Huston, Daniele Harford, Packson Ngugi, Damaris Itenyo Agweyu, Bernard Otieno Oduor, Bill Nighy, Keith Pearson, John Sibi-Okumu, Donald Sumpter, Archie Panjabi, Nick Reding, Gerard McSorley y Pete Postlethwaite.
Color: color
Duración: 129 minutos
Género: drama, thriller
Productoras: Potboiler Productions, Epsilon Motion Pictures, Scion Films Limited, UK Film Council
Sinopsis: Justin Quayle es un diplomático inglés que se encuentra en un remoto lugar, al norte de Kenia. Su feliz matrimonio con Tessa Quayle, la activista más entregada de la zona, finaliza con el brutal asesinato de la misma, junto con el del médico local que la acompañaba. La explicación por parte del Alto Comisionado Británico, que apunta hacia un crimen pasional, no es aceptada por Justin, que busca el motivo de la muerte de su esposa hasta encontrarlo.
Premios y nominaciones: Oscar (2005) a la mejor actriz secundaria (Rachel Weisz). Nominada al Oscar a la mejor banda sonora, al mejor guión adaptado y al mejor montaje.


El jardinero fiel/ The constant gardener (2005) supone la sexta película del brasileño Fernando Meirelles. El director hace un llamamiento sobre la situación del continente africano, así como de las mafias que manejan el mercado de las medicinas, haciendo reflexionar sobre la cantidad de vidas humanas perdidas ante el silencio de occidente. Tras su candidatura al Óscar como mejor director en el año 2003 con la película Ciudad de Dios / Cidade de Deus (2002), la actual película se convierte en su obra más laureada, consiguiendo en el 2005 Rachel Weisz el Óscar a la mejor actriz de reparto en su papel de Tessa Quayle (foto 1), además de ser candidata en otra tres modalidades para conseguir las estatuillas doradas de la academia americana, concretamente a la mejor banda sonora, compuesta por el español Alberto Iglesias, al mejor guión adaptado, que salió de la pluma de Jeffrey Caine (durante el desarrollo del guión, que le llevó algo más de dos años, obtuvo la colaboración del autor del libro, que supervisó los cambios llevados a cabo en el trabajo para la realización cinematográfica), y al mejor montaje, obra de Claire Simpson. No se trata de la primera ocasión en la que Ralph Fiennes y Rachel Wiesz trabajan juntos, ya compartieron película en Sunshine (1999)de Istvan Zsabo.


La película

El desarrollo de la misma presenta un punto crítico, la muerte de Tessa Quayle (Rachel Weisz), a raíz del cual Justin (Ralph Fiennes) cambia su gran timidez por la fuerza y el valor para luchar que presentaba su esposa. Se recurre al desarrollo de la historia de manera intermitente, no siguiendo una linealidad, entrelazando la trama, manteniendo de esta manera el desarrollo al que se recurre en la novela. Se combinan acontecimientos previos a la muerte de Tessa, como la conferencia en la que ambos se conocieron, con situaciones posteriores. Mediante esta técnica de flash-back se logra contar la historia desde el principio, ya que apenas al inicio se desvela el fatal desenlace para la joven activista y enamorada esposa del diplomático británico.

La actitud de Tessa de protesta ante el estado en el que se encuentran los países en vías de desarrollo queda clara desde el justo instante en el que conoce a Justin, en una conferencia en la que, como diplomático, sustituyó a un alto cargo. A pesar de ser Justin el blanco de la ira, queda prendado de la joven (foto 2), que sintiéndose correspondida, le propone que no se separaren, y, tras aceptar, la joven acompaña a Justin a Kenia, que trabajará como diplomático en la zona.

En Kenia, a pesar de la situación de pobreza que rodea a la pareja, existe felicidad para ambos, aumentada, si cabe, por el embarazo de Tessa. La gente siempre se encuentra cantando o bailando, esto alegra a la joven, totalmente integrada (foto 3). La situación de felicidad de ésta no implica que se encuentre a gusto con las injusticias realizadas en el lugar, y lucha por cambiarlo todo, en la medida de lo posible. Para ello se sirve de la ayuda de un médico local, Arnold Bluhm (Hubert Koundé) (foto 4), con el que descubrirá lo que hacen realmente la compañía farmacéutica internacional “KDH” y su aliada en el país, “Tres abejas”. “KDH” es la productora de medicamentos de gran importancia a nivel internacional que creó Dypraxa, un fármaco en estudio que se empleará en el tratamiento de la tuberculosis multirresistente tras pasar los debidos controles. “Tres abejas”, su filial en Kenia, la compañía más próspera del país, se dedica a realizar las pruebas del mismo, para lo que usa a pacientes que reciben tratamiento de manera gratuita, ya que si se negasen a realizar las pruebas ,se les quitaría la prestación sanitaria.

La relación entre Arnold y Tessa llega a molestar a Justin, que sospecha de una infidelidad por parte de su esposa, ya que el trato con éste no es el de médico y una paciente, pero no llega a decir nunca nada, quizás por miedo a perderla. Recurre al cuidado de sus plantas, refugiándose en su jardín para negar lo que parece evidente.

El infortunio se apodera de la pareja al perder el bebé esperado. En el hospital conocen a una pequeña de 15 años, Tessa se da cuenta del tratamiento de ésta con Dypraxa, y de sus fatales consecuencias. De este modo comenzará una cruzada frente a las grandes compañías, recabará información y realizará un informe de Dypraxa que enviará al Alto Comisionado Británico, para su evaluación. Pero la respuesta no es la deseada, y en un viaje desde Lokichongio es asaltada y asesinada brutalmente.

El Alto Comisionado Británico emite un informe sobre la muerte de la joven activista y lo enfoca de manera que todo apunta hacia un crimen pasional, algo que posteriormente quedará descartado. Justin comienza a sospechar que la muerte de su esposa no fue accidental al llegar a su casa y ver que la Policía se había llevado todos sus documentos. Tras el funeral se decide a investigar hasta saber la verdad de lo sucedido (foto 5). Viaja a la aldea en la que vivía la pequeña que encontraron en el hospital, pero no la encuentra, no obstante descubre la verdad de la prestación sanitaria en el país.

Ahora, lo único que desea Justin es seguir la labor de su esposa y desenmascarar a los auténticos autores de su muerte (foto 6). Viajará a distintos lugares, recabando información de los hallazgos de Tessa, y, a pesar de los consejos por parte del Alto Comisionado de no seguir con su investigación, amenazas de muerte y palizas recibidas, no descansará hasta sacar a la luz toda la verdad sobre Dypraxa. No servirán de nada los intentos por retenerle en Inglaterra, país al que le obligaron a volver, ya que, adoptará una nueva identidad y saldrá para acabar lo que empezó. El hecho de que el medicamento sólo pudiese ser comercializado, en el caso de que su uso en África no generase efectos secundarios importantes, hace que Justin se pregunte sobre la validez de los ensayos clínicos realizados. Tras descubrir que el Alto Comisionado Británico se encuentra en última instancia detrás de todo, en un pacto con “KDH” y “Tres abejas”, para eliminar los resultados que no interesaban dentro de los ensayos clínicos, Justin viaja a Sudán (foto 7) para obtener los verdaderos resultados de las pruebas. De este modo confirma lo que ya sabía, la causa de la muerte de Tessa fue que quería detener las pruebas de Dypraxa, rediseñarlo, lo que supondría años de retraso en la comercialización, y millones de dólares perdidos para la compañía farmacéutica productora. Aunque Dypraxa presentaba propiedades curativas, también podía matar y no era rentable volver al laboratorio y eliminar los efectos secundarios, por lo que aquellos pacientes que sufrían tal efecto se eliminaban del estudio, falseando los datos. De esta manera se ganaban millones de dólares por parte de la industria farmacéutica.

La historia finaliza de manera similar a la que empieza, ya que Justin, habiendo completado su investigación, envía un correo con toda la verdad, lo que causará un revuelo entre los implicados. A la vuelta de su viaje a Sudán, en el que casi pierde la vida (foto 8), decide parar en el lago Tukana (foto 9), lugar en el que murió su esposa, a sabiendas de su inminente muerte una vez se encuentre localizado. De este modo, se reunirá con su esposa para siempre (foto 10). La fidelidad del aficionado a la jardinería llegó hasta la muerte.


Educación sanitaria

Mediante ella se pretende obtener una modificación en sentido favorable de los conocimientos, actitudes y comportamientos de los individuos, grupos y colectividades, y tiene como finalidad el comportamiento de las personas. Se realiza en diversos ámbitos, como son la escuela, la comunidad, educación de pacientes o mediante programas nacionales o centrales. En la película emplean métodos indirectos para realizar esta educación sanitaria, ya que usan representaciones teatrales para enviar mensajes con información básica acerca del SIDA, sus consecuencias, gravedad, e importancia de realizarse las pruebas para conocer si se presenta la enfermedad. Al emplear esta metodología existe la ventaja de presentar una mayor accesibilidad a la población, así como un menor coste. Se trata de un método para incidir de manera positiva sobre las conductas de salud. No obstante, presenta la desventaja frente a los métodos directos (en los que existe contacto entre el educador y aquél que recibe el mensaje) de no tener una retroactividad, no existe un reflujo de información, con pérdida de eficacia.


SIDA y tuberculosis en la película

Ambas enfermedades son las que presentan una mayor prevalencia dentro de la población keniata. Se realizan pruebas diagnósticas conjuntas para la tuberculosis y el SIDA. De ahí que fuese el país seleccionado para probar un nuevo medicamento generado por la industria farmacéutica para la tuberculosis multirresistente.

A lo largo de la película se suministra terapia antituberculosa en forma de comprimidos de esta nueva herramienta terapéutica llamada Dypraxa. No se hace referencia a otros tratamientos antituberculosos, ya que la medicina que emplean en la película es la que copa el mercado del país, al ser suministrada de manera gratuita por parte de la productora. Asimismo aparecen pacientes con SIDA, en el caso de una mujer lactante se le administran comprimidos de Nevirapina (análogo no nucleosídico, inhibidor de la transcriptasa inversa del virus que se elimina por la leche humana),este antirretroviralpuede impedir el contagio de la madre al bebé en la lactancia. El uso en monoterapia de este antirretroviral presenta rápidamente resistencias, por lo que se suele emplear en terapia combinada junto a análogos nucleosídicos, con los que ha demostrado acción sinérgica o aditiva1. En la película únicamente se menciona el uso de Nevirapina, desconociendo si el tratamiento es monoterápico o no.

Con respecto al tratamiento gratuito de Nevirapina, se deja ver la falta de ética de los encargados de abastecerla, que privan a los enfermos de la medicina, quedándose con el dinero.

También se recalca la importancia de las medidas preventivas y se intenta realizar cribados en la población, que presenta mayor riesgo de sufrir la enfermedad, como es el caso del marido de la embarazada que sufría la enfermedad, al que intentan convencer para que se someta a las pruebas de detección.


Ensayos clínicos. Aspectos éticos

La Ética es la disciplina científica que estudia la corrección y la bondad de las conductas humanas. El análisis de la conducta de los implicados en el caso del medicamento en desarrollo no sigue las directrices de bondad, sino las del beneficio propio, ya que se esconden resultados negativos por el hecho de ser contrarios a sus intereses. Esto se debe a que no existe independencia entre el productor del medicamento, “KDH”, representante de la industria farmacéutica, y “Tres abejas”, el encargado en el país de realizar las pruebas. Al existir un beneficio común, y no seguir de manera correcta el protocolo de actuación marcado previamente a la realización del ensayo, se viola flagrantemente la ética de dicho proceso2.

A la hora de realizar una investigación en la que toman parte personas, se deben reunir una serie de condiciones básicas, que son el consentimiento informado y la privacidad, intimidad y anonimato de la información obtenida en dicho estudios. En lo que al consentimiento informado se refiere, lo más importante desde el punto de vista ético no es la obtención, sino el proceso por el que se obtiene. Este proceso debe contar con una serie de características fundamentales, en primer lugar se ha de suministrar la información suficiente, que debe ser comprendida por parte de la persona que tomará parte en el estudio, y, por último, ingresará en el mismo de manera voluntaria pudiendo abandonar el mismo en el momento que lo desee, sin ningún tipo de coacción por parte del organizador u otros miembros del mismo2. Para llevar a cabo el estudio sobre Dypraxa en la película, no sólo no se informa al paciente de sus efectos, ya sean beneficiosos o nocivos, sino que, además, no se goza de la posibilidad de elección, ya que el negarse a tomar el medicamento en prueba implica la pérdida de la prestación sanitaria. Este hecho queda constatado en la propia tarjeta sanitaria, donde existe un campo que se rellena con una cruz junto a las iniciales IC (que indican informado y conforme), no recibiendo ninguna información el participante del ensayo.

Respecto a la publicación de los resultados, dentro de un ensayo clínico, el promotor (laboratorio farmacéutico) queda obligado a mostrar los resultados, tanto positivos como negativos, en revistas científicas3. En la película el hecho de no publicar el resultado de los ensayos de forma completa no viene dado por un fallo en el ensayo clínico. La información se encuentra sesgada de manera intencionada, al no comunicarse en ningún caso el efecto adverso más indeseable, es decir, la muerte de un paciente.

De manera global, el comportamiento observado en la película refleja una crítica directa a la política realizada por parte de los países con un mayor nivel económico hacia los países en vías de desarrollo. El empleo de técnicas que violan todos los principios éticos existentes en la práctica de ensayos clínicos viene acompañado de injusticias sociales dentro de una zona en la que tanto el SIDA como la tuberculosis constituyen enfermedades endémicas.

El núcleo argumental que mueve toda la trama coincide con el de El fugitivo/ The Fugitive (1993), de Andrew Davis, con el que comparte los aspectos bioéticos recientemente comentados aquí4.

Las relaciones entre los médicos y la industria deben regirse siempre por la ética más absoluta, a pesar de las tentaciones que ésta pueda ofrecer y que son más manifiestas aun en la novela que en la película. A las agencias nacionales y supranacionales del medicamento les corresponde el control y la vigilancia de los nuevos medicamentos, evitando así los sobresaltos que producen las noticias que de vez en cuando aparecen en la prensa. Este tipo de obras donde se denuncian abusos de la industria farmacéutica contribuyen, pero no son suficientes, a la salud ética de la sanidad.


Referencias

  1. Flórez J. Farmacología Humana. Barcelona: Masson; 2000.
  2. Rodríguez Artalejo F, Fernández-Crehuer Navajas J, Domínguez Rojas V. Aspectos éticos y legales de la investigación en Salud Pública. En: Piédrola Gil. Medicina Preventiva y Salud Pública. 10ª ed. Barcelona: Masson; 2001. p 209-217.
  3. González Bueno A. Manual de Legislación Farmacéutica. Madrid: Síntesis; 2004.
  4. Lozano Sánchez FS, Areitio-Aurtena Bolumburu, A La ética en la investigación clínica y el cine: El otro fugitivo. Rev Med Cine [serie en internet]. 2006 [citado 10 mayo 2006]; 2: 44-50: [7 p.] Disponible en: este enlace

Foto 1: Tessa Quayle

Foto 2: Justin y Tessa se enamoran nada más conocerse.

Foto 3: Tessa, integrada en la sociedad keniata, recibe un regalo

Foto 4: Tessa y Arnold Bluhm, el médico local

Foto 5: entierro de Tessa

Foto 6: Justin decidido a encontrar las razones de la muerte de su esposa

Foto 7: llegada a Sudán

Foto 8: intentando salvar la vida en la salida de Sudán

Foto 9: de camino al lago Tukana

Foto 10: Justin y Tessa en su reencuentro final