A partir del volumen 13 número 1 de 2017 la Revista de Medicina y Cine se encuentra alojada en

http://revistas.usal.es

Mejor no tocarlo, puede ser un melanoma

Lluís Martínez Via

Médico dermatólogo. Figueres. Girona (España).

Correspondencia:Lluís Martínez Via. c/Sant Llàtzer, 12. 17600 Figueres. Girona (España).

e-mail:Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Recibido el 13 de enero de 2008; aceptado el 7 de marzo de 2008

Palabras clave: melanoma, lunar, nevos pigmentados, adaptación cinematográfica.


A menudo nos encontramos con creencias sólidamente incrustadas en el baúl de los prejuicios de no pocas personas. Por ejemplo: una de ellas es que la mejor actitud ante un lunar atípico seria la de no tocarlo en absoluto y, oh incongruencia, abstenernos de toda acción terapéutica precisamente porque puede ser un melanoma. Todos los dermatólogos nos hemos encontrado en más de una ocasión con el esfuerzo añadido de convencer al enfermo de que debemos extirpar algún nevus porque es atípico y tiene probabilidades de malignizarse y evolucionar a un melanoma sea ya entonces o más adelante.

Dado que el cine es capaz de crear y mantener opiniones en el gran público1, mi hipótesis es que la película No serás un extraño/ Not as a Stranger (1955) de Stanley Kramer ayudó a construir el mito de no tocar los nevus pigmentados atípicos.

Diversos motivos apoyan este aserto:

a.- Esta película estuvo exhibiéndose mucho tiempo, significativamente más que otras de la época*.

b.- Está basada en una novela famosa aquellos años, la de Morton Thompson del mismo título y editada en 1954.

c.- Contó con un reparto estelar, Robert Mitchum, Olivia de Havilland, Frank Sinatra, Gloria Grahame, Broderick Crawford, Charles Bickford y un primerizo Lee Marvin.

d.- Contiene ingredientes argumentales populares (esfuerzo, fama, estratificación social, celos, adulterio, aspectos retributivos, errores médicos, intrigas entre profesionales, también entre enfermos...)

Le película ha sido estudiada ya en estas páginas2. En ellas se ponen de manifiesto cuestiones asistenciales sorprendentes. De entre todas, la que ha despertado nuestra atención es de la actitud del Dr. Lucas Marsh (Robert Mitchum) ante la petición de una enferma, que, ingresada en el hospital por otro motivo, pide la extirpación de un lunar inestético en la región mandibular izquierda, pues me pone nerviosa, no tiene aspecto agradable. Después de examinar el nevus, y con el pulgar derecho como si palpara alguna adenopatía, Marsh afirma: mejor no tocarlo, señora (con el empaque habitual de Mitchum) (clip de vídeo 1).

Más adelante, Marsh coincide casualmente con la enferma que ya está marchándose del centro y a la que pregunta por el apósito que lleva en la zona del lunar. Ella está contenta por la extirpación del nevus y ahora quien responde es la enfermera: nada doctor, que le han quitado el lunar, lo que provoca la reacción airada de Marsh (clip de vídeo 2). Este acude rápido a examinar la historia clínica y el informe anatomopatológico del nevus y no duda en enfrentarse al Dr. Alfred Boone (Frank Sinatra), su mejor amigo hasta entonces y autor de la extirpación. Enfadadísimo le echa en cara su acción, argumentando que no era un simple lunar, era un melanoma (...) y pediré que te echen los perros. Como si Boone hubiera cometido una grave negligencia médica (2). Mientras la mujer de Marsh, Kristina (Olivia de Havilland) infermera, está atónita y muy incómoda por la agresividad de su marido.


Algunas consideraciones sobre la exéresis de los nevus pigmentados

El único tratamiento del melanoma es el quirúrgico, ayudado convenientemente por medidas como la quimioterapia, etc. Una cierta discusión se estableció hace unas décadas sobre si la biopsia incisional conllevaría más riesgo que la excisional, dada la gran capacidad del melanoma para formar metástasis. Incluso se discutió si la palpación de un tumor diseminaría células capaces de convertirse en metástasis3,4,5. En la actualidad está establecido que la biopsia será excisional siempre que sea posible, reservándose la incisional para las zonas en las que la excisional sería muy traumática (uñas, por ejemplo).

También está aceptado que el melanoma tendría tres maneras para formar metástasis:

a.- Secuencialmente (primero los ganglios regionales y después pasaría a otros órganos).

b.- Simultáneamente a órganos y ganglios (la afectación ganglionar sería un marcador de la afectación sistémica).

c.- Siguiendo la teoria de la semilla y el terreno (como intuyó Paget en el 1889), que en esencia establece que solamente se desarrollarían metástasis si las células tumorales fueran compatibles con el territorio destino6.

Esta última teoría sería la que actualmente tendria més aceptación7.

En todo caso, solamente el oportuno estudio (siempre cruento) anatomopatológico, definirá si nos encontramos ante un melanoma y también su estadiaje (Breslow, Clark, etc.). Sin ello es por ahora imposible establecer una pauta terapéutica fundamentada.

Una última consideración, ésta sobre el título de la película también no menos curioso ya que según parece está tomado del capítulo 19 versículos 26-27 del Libro de Job:

26Y aunque la piel se me caiga a pedazos,

yo, en persona, veré a Dios.

27Con mis propios ojos he de verlo

yo mismo, no un extraño


Ficha técnica

Título: No serás un extraño
Título original: Not as a Stranger
País: Estados Unidos
Año: 1955
Director: Stanley Kramer
Música: George Antheil
Guión: Edna Anhalt y Edward Anhalt sobre la novela homonima de Morton Thompson
Intérpretes: Olivia de Havilland, Robert Mitchum, Frank Sinatra, Gloria Grahame, Broderick Crawford, Charles Bickford, Myron McCormick, Lon Chaney Jr., Jesse White, Harry Morgan y Lee Marvin.
Color: B/N
Duración: 135 minutos
Género: drama
Productora: Stanley Kramer Productions
Sinopsis: Un estudiante de Medicina, Lucas, ambicioso pero falto de dinero, se casa con la enfermera de quirófano Cristina para que le pueda pagar los costes de sus estudios. Cristina ama a Lucas pero éste sólo ama a su trabajo. comienza a trabajar para un médico general. El fallecimiento de ese colega, convertido en paciente de Lucas, obliga a éste a recapacitar y reordenar su vida.

* En Qué grande es el cine, el programa que José Luis Garci dirigió en la 2 de Televisión Española, en noviembre de 2005 se emitió No serás un extraño y Juan Cobos, uno de los comentaristas habituales, en el coloquio previo al pase afirmó que en el Cine Amaya de Madrid, batió récords de audiencia al estar mucho tiempo en cartelera”.


Referencias

  1. Belton J, editor. Movies and Mass Culture. New Brunswick, NJ: Culture Rutgers University Press; 1996.
  2. Lozano F, Gómez Alonso A. Ser médico, médico y ser: No serás un extraño/ Not as a Stanger (1955). Rev Med Cine [serie en internet]. 2005 [citado 21 diciembre 2007];1(1):7-11:[5 p.] Disponible en este articulo.
  3. Ide AG, Harvey RA, Warren SL. Role played by trauma in the dissemination of tumor fragments by the circulation. Arch Pathol. 1939;28: 851-860.
  4. Engell HS. Cancer cells in the circulating blood; a clinical study on the occurrence of cancer cells in the peripheral blood and in venous blood draining the tumour area at operation. Acta Chir Scand Suppl. 1955;201:1-70.
  5. Foss OP, Brennhovd IO, Messelt OT, Efskind J, Liverud K: Invasion of tumor cells into the bloodstream caused by palpation or biopsy of the tumor. Surgery. 1966;59(5):691-5.
  6. Pizarro, A. Modelos de diseminación del melanoma: de la investigación básica a la práctica clínica. VI Curso de avances en cirugía dermatológica y melanoma. Pamplona: Universidad de Navarra, 2006. p. 272.
  7. Rigel DS, Friedman R, Dzubow LM, Reintgen DS, Bystryn JC, Marks R, editores. Cáncer de piel. Madrid: Elsevier; 2006.

Clip de vídeo 1: El lunar

Clip de vídeo 2: La reacción

Cartel español con los protagonistas (diseño mcp)