A partir del volumen 13 número 1 de 2017 la Revista de Medicina y Cine se encuentra alojada en

http://revistas.usal.es

Historia, cine y medicina

José Elías García Sánchez, Enrique García Sánchez

Departamento de Medicina Preventiva, Salud Pública y Microbiología Médica. Facultad de Medicina.

Universidad de Salamanca (España).

Correspondencia: José Elías García Sánchez. Facultad de Medicina. Alfonso X El Sabio s/n. 37007 Salamanca (España).

e-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Recibido el 10 de Febrero de 2009; aceptado el 21 de Marzo de 2009


Con inusitada frecuencia la historia forma parte de las narraciones cinematográficas, tanto en las basadas en hechos reales como en las que proceden de adaptaciones literarias (biografías, novelas, relatos, poesías, teatro…) o de guiones originales. Siempre que la acción se sitúa en tiempos pretéritos “reales” así ocurre. Hay que decir “reales” porque hay géneros, como por ejemplo el de fantasía heroica, que cuenta relatos cuya acción discurre en tiempos pasados “irreales”.

El grado y la forma en la que el cine implica a la historia en sus realizaciones es variable. Desde un punto de vista práctico se pueden distinguir distintos tipos de películas que narran acontecimientos pasados:

- Películas históricas. Se basan en hechos reales. Un buen ejemplo puede ser La gran evasión/ The Great Escape (1963) de John Sturges dado que se basa en un hecho real acontecido en la Segunda Guerra Mundial. Por ella se desliza de pasada pero con peso en la acción un tema médico, una miopía progresiva.

- Películas biográficas o biopics (biographical pictures). Son cintas históricas (subgénero) en las que la acción incide en la vida de su protagonista. Docteur Laennec (1949) de Maurice Cloche es una muestra de ellas en el subgénero de “biopics“ médicos pues su trama se centra en la vida de este galeno francés que descubrió el estetoscopio y murió de tuberculosis.

- Películas de ambientación histórica son aquellas en que los hechos ficticios que narran transcurren en diferentes épocas pasadas reales. Muchas de ellas pertenecen a géneros característicos como el bélico o el western. Mientras que El último valle/ The Last Valley (1970) de James Clavell pertenece a esta categoría El Cid (1961) de Anthony Mann es un film histórico y biográfico. En la primera la peste está presente como realmente ocurrió en la guerra de los Treinta Años y por la segunda se asoma la lepra.

- Películas como documento histórico. Muchas cintas antiguas ambientadas en la época en que se rodaron pueden ser consideradas como testimonio aquellos momentos. No serás un extraño/ Not as a Stranger (1955) de Stanley Kramer muestra no sólo cómo se vestía en los años 50 sino que también cómo se formaba y ejercía la medicina.

En el presente número de la Revista de Medicina y Cine se presenta un análisis sobre Braveheart (1995) de Mel Gibson, una película histórica y biográfica en la que la lepra juega algún papel1. El citado artículo acota históricamente el film y pone de manifiesto sus limitaciones en este aspecto, la cinta fue criticada en su estreno porque no se adaptaba a la verdad histórica. Esta cinta, como muchas otras, demuestra que el valor histórico directo de un film está en relación con la fidelidad que muestre con los hechos y su cronología.

En el cine histórico, como en general en otros géneros, la caracterización es muy importante y debería cuidarse en su justa medida, es decir, en la fidelidad en ambientes, vestuario…y enfermedades. ¿En Braveheart la lepra parece lepra y se muestra su evolución?

William Dieterle con respecto a Dr. Ehrlich’s Magic Bullet (1940) señaló: ... La dramatización [cinematográfica] de la vida de un hombre es la condensación, y no la copia de los hechos históricos. Es el vapor y no el agua quien mueve el motor2. Toda una declaración de principio sobre cine e historia, por ello los análisis como el que recoge el presente números1 no sólo son pertinentes sino que además son muy útiles en la reflexión cinematográfica.

Está claro que los autores de una cinta histórica no pretenden que esta tenga la categoría de un libro de historia. Estos se venden en las librerías o se leen en las bibliotecas, las películas se hacen para conmover y emocionar al espectador y sólo colateralmente pueden servir para despertar el interés de algunos por la historia. En general el cine se acerca más a los libros de historia de personajes antiguos donde predomina el mito.


Referencias

  1. 1.- García Garraus M. Braveheart (1995). La lepra una enfermedad estigmatizante. Rev Med Cine [serie en internet]. 2009 [citado 17 marzo 2009]; 5(1):3-15: [13 páginas]. Disponible en: PDF
  2. 2.- The New Pictures. Time Magazine [serie en internet]. 19 de febrero de 1940 [citado el 5 de febrero de 2009]: [alrededor de 3 pantallas]. Disponible en: este artículo