A partir del volumen 13 número 1 de 2017 la Revista de Medicina y Cine se encuentra alojada en

http://revistas.usal.es

La representación de las personas con discapacidad visual en el cine

Marta Badia Corbella1, Fernando Sánchez-Guijo Acevedo2

1Instituto Universitario de Integración en la Comunidad (INICO). Universidad de Salamanca (España). 2D.A. ONCE de Salamanca (España).

Correspondencia: Marta Badia Corbella. Instituto Universitario de Integración en la Comunidad (INICO). Avda. de la Merced 109-131. 37005 Salamanca (España).

e-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Recibido el 3 de marzo de 2010; aceptado el 12 de abril de 2010


Resumen

Este artículo pretende ser una aproximación sobre cómo el cine ha abordado la realidad de las personas con discapacidad visual. Más concretamente, trata de analizar cuáles han sido las descripciones habituales que se han realizado de las personas ciegas en las películas y cuáles son los estereotipos identificados que las representan. Para ello se han analizado 12 películas, producidas entre 1962 y 2009, que tienen entre sus personajes a personas con discapacidad visual. Aunque en el cine se han producido avances en disipar estereotipos sobre la imagen de la persona con ceguera, todavía en la filmografía se siguen perpetuando representaciones que poco tienen que ver con la realidad de las personas con discapacidad visual.

Palabras clave: cine, discapacidad visual, ceguera, estereotipo.


Introducción

Los productores cinematográficos han reconocido el potencial dramático de la ceguera y de la discapacidad visual desde los primeros años del cine mudo hasta la actualidad. Los personajes con discapacidad visual han evocado reacciones de miedo, desesperación, pena, esperanza e incluso risa en las audiencias. Aunque la ceguera se asocia frecuentemente con el melodrama, los géneros en los que esta aparece incluyen el misterio e historias de suspense, westerns, musicales, comedias, ciencia-ficción y horror.

La imagen social de las personas ciegas a lo largo de la historia ha pasado por distintas fases y, en cierto modo, ha ido superando las usuales actitudes negativas y estereotipadas. En la actualidad, los medios de comunicación son una fuente de información y entretenimiento importante para la ciudadanía. En este sentido, el cine –al igual que el resto de los medios de comunicación– es en gran medida responsable de la imagen pública que se percibe de la discapacidad. Por lo tanto, la representación de las personas ciegas en los largometrajes contribuye a la percepción general que tiene la sociedad de este colectivo. Tal como señala Norden1, la industria del cine ha perpetuado o iniciado varios estereotipos a lo largo de los años; estereotipos tan duraderos y extendidos que se han convertido en las percepciones que la mayoría de la sociedad tiene de las personas con discapacidad. En definitiva, descripciones no siempre precisas sobre las personas con discapacidad pueden promover distintas formas de ver la discapacidad, que pueden persistir y crear modelos de opinión pública sobre la discapacidad. Si, por ejemplo, una película presenta a una persona ciega como dependiente, es más probable que la comunidad pueda ser más propensa a percibirla desde esta perspectiva.

Acerca de la proyección social de la persona con discapacidad visual se aprecia una evolución y un cambio a lo largo de la producción filmográfica. En general, podemos afirmar que los cineastas tienden a aplicar un conjunto de estereotipos específicos en las personas con deficiencias visuales o con una ceguera total. Siguiendo a Norden1, en las representaciones cinematográficas de la discapacidad pueden diferenciarse tres periodos históricos: (1) desde los orígenes del cine hasta finales de los años treinta, (2) desde la Segunda Guerra Mundial hasta la década de los setenta y (3) desde los años setenta hasta la actualidad.

La filmografía del primer periodo retrata a los personajes ciegos como figuras cómicas, bestias monstruosas u objetos dignos de pena. Así, la discapacidad inspiraba lástima, compasión y marginación, ya que este acontecimiento se vinculaba a un evento trágico, o también, en las películas mudas, se explotaba el potencial cómico de las personas con baja visión. De esta manera, las personas con discapacidad eran protagonistas de papeles de víctimas o verdugos y, del mismo modo, también era representada la persona con una ceguera. Por ejemplo, en la película El orgullo de los marines/ Pride of the Marines (1945) de Delmer Daves, un héroe de la Segunda Guerra Mundial, al despertar en su cama del hospital y descubrir la pérdida de la visión a consecuencia de sus heridas, rechaza todo tipo de ayuda y manifiesta una actitud de orgullo y de negación hacia la vida (foto 1). O, en el caso de la película de Walter R. Booth de 1907, His Daughter’s Voice, en que la persona ciega ha sido plasmada como una víctima de un acontecimiento trágico y cuyos sufrimientos solo pueden acabar con la muerte.

En las películas del segundo periodo los personajes se centran en la lucha por superar sus limitaciones. Se produce un cambio en el concepto de discapacidad y el cine empieza a mostrar la faceta de la rehabilitación. Esta nueva concepción más esperanzadora tenía como objetivo ofrecer una imagen de la persona con discapacidad distinta a la ofrecida hasta el momento en la filmografía, mostrando la imagen de una persona que se rehabilita y hace una vida que intenta acercarse a lo más normal que le permiten sus circunstancias. Un ejemplo de la filmografía de esta etapa es la película Nuevo amanecer / Bright Victory (1951) de Mark Robson, en la que el protagonista, un sargento que está sirviendo en África del Norte en 1943, es herido por una bala nazi que le deja ciego, película donde se hace una correcta interpretación del proceso de adaptación de los ex combatientes ciegos (foto 2).

En el tercer periodo las películas tratan la discapacidad de forma más accidental y la rehabilitación pasa a un plano secundario, predominando aspectos tales como la justicia social, la expresión sexual o el simple día a día. De esta forma, se puede sostener que en el momento actual prima un tono más positivo y la imagen que se proyecta en el cine sobre las personas con discapacidad está más orientada hacia la integración social. No obstante, en gran medida se puede afirmar al mismo tiempo que es muy raro en la filmografía actual ver a la persona con discapacidad como a cualquier otra persona. Tal vez, ello pueda deberse al hecho de que las películas muestran la discapacidad como una cuestión médica más que desde una perspectiva social. Es cierto que el cine no ha estado al margen de cómo la sociedad ha considerado la discapacidad. Los cambios producidos en la forma de representar el cine la discapacidad reflejan también la manera como la sociedad ha ido evolucionando en la comprensión de la discapacidad. Desde el ámbito del estudio de la discapacidad y gracias a los esfuerzos realizados por el movimiento en defensa de los derechos de las personas con discapacidad se está impulsando una visión de la misma desde una perspectiva positiva y de normalidad, amparada por un modelo de estudio biopsicosocial y refrendada por declaraciones y marcos normativos desarrollados por organismos nacionales e internacionales.


Propósito del estudio

El número de películas que incluyen en el reparto algún personaje con discapacidad visual es relevante. Así, por ejemplo, en una compilación realizada por Erickson y Wolfe2 sobre las imágenes de la ceguera en la filmografía durante el periodo comprendido entre 1913 y 1985 se recopila un total de 230 películas donde es representado con carácter principal o secundario un personaje con discapacidad visual. En este artículo se tratará de dar respuesta a las siguientes preguntas fundamentales: ¿en qué medida las películas retratan a estos personajes desde un enfoque positivo?, ¿hasta qué punto estas películas representan y, por lo tanto, promueven la inclusión progresiva de las personas con discapacidad visual en la sociedad? En este sentido, este estudio se ha diseñado, por un lado, para examinar las representaciones de acuerdo a los temas sugeridos por Byrd3; y, por otro lado, para detectar la presencia o ausencia de siete estereotipos previamente identificados en la literatura sobre el tema.

El propósito de este estudio ha sido analizar cómo las personas con discapacidades visuales están plasmadas en las películas, ya que su representación contribuye a la percepción general que la sociedad tiene de la discapacidad4.


Metodología y procedimiento

Análisis de las películas

En este estudio se analizan 12 películas, producidas entre 1962 y 2009, que incluyen personajes con discapacidad visual. El análisis ha incluido temas específicos y los estereotipos identificados por la literatura de investigación sobre esta cuestión. Los temas examinados han sido: (a) la personalidad en general, (b) la integración en la comunidad y (c) las relaciones interpersonales. Los estereotipos que se han analizado son los descritos por Nelson: (1) la persona con discapacidad como lamentable y patética; (2) la persona con discapacidad como un “héroe”; (3) la persona con discapacidad como siniestra, malvada y criminal; (4) la persona con discapacidad como “mejor muerta”; (5) la persona con discapacidad como inadaptada –su propio peor enemigo–; (6) la persona con discapacidad como una carga familiar y para la sociedad; y (7) la persona con discapacidad como incapaz para vivir una vida de éxito4.

La localización de las películas se ha realizado a través de dos bases de datos: Internet Movie Database (esta pagina) y Catálogo de Cine Español del Ministerio de Cultura (esta pagina). Se han utilizado varias combinaciones de los términos de búsqueda como "discapacidad", "discapacidad visual”, “ceguera”, “personajes”. Los criterios utilizados para seleccionar las películas que se van a analizar son los siguientes: (1) películas producidas entre 1962 y 2009; (2) películas posteriores al estreno de El milagro de Ana Sullivan/ The Miracle Worker (1962) de Arthur Penn, al considerarla como un referente dentro de la filmografía sobre el tema (foto 3); (3) películas con personajes principales o secundarios con una discapacidad visual y (4) películas comercializadas a través de las tiendas de alquiler, del Servicio AUDESC de la Organización Nacional de Ciegos (ONCE) y del Servicio de Mediateca de la Universidad de Salamanca.

En la Tabla 1 se presenta un breve resumen de cada película.

Tabla 1. Sinopsis breve de las películas revisadas por título y año.

Título (año de producción), director, actores Sinopsis
El milagro de Ana Sullivan / The Miracle Worker (1962) de Arthur Penn.
Anne Bancroft, Patty Duke, Victor Jory, Inga Swenson, Andrew Prine, Kathleen Comegys.
Una profesora, que ha tenido una infancia traumática, trata de educar a una niña sorda, ciega y muda. Cuando llega a la casa donde vive la niña, se encuentra con una familia que ha mantenido a la niña a su antojo ante la incapacidad de los padres para poder educarla. Hellen es considerada como una desgracia de la naturaleza que no tiene remedio y con la cual es imposible entablar cualquier comunicación. Tan solo la madre es quien mantiene una leve esperanza. La adolescente, por su parte, vive en un mundo propio completamente ajeno. No sabe cómo romper esta burbuja hasta que llega Ana Sullivan, quien con mucha paciencia y rigor se encargará de su educación.

Sola en la oscuridad/ Wait Until Dark (1967) de Terence Young.

Audrey Hepburn, Alan Arkin, Richard Crenna, Efrem Zimbalist Jr., Jack Weston, Samantha Jones, Julie Herrod.

Una modelo y un fotógrafo se conocen en un avión. Ella lleva consigo una muñeca, llena de droga, que debe entregar en Nueva York. La joven le deja la muñeca al fotógrafo y desaparece. Dos delincuentes que tratan de recuperar la droga, se dan cita en el apartamento del fotógrafo con un despiadado criminal, al que no conocen, que les dice que ha asesinado a la modelo por haberle intentado traicionar. Sus sucios negocios se ven interrumpidos con la llegada de Susy, esposa del fotógrafo.

Terror ciego/ Blind Terror (1971) de Richard Fleischer.

Mia Farrow, Dorothy Alison, Robin Bailey, Diane Grayson, Brian Rawlinson, Norman Eshley, Paul Nicholas, Christopher Matthews.

Sara se queda ciega al caerse de un caballo. Tras este trágico accidente se va a vivir a la granja de su tío. Un día, mientras está fuera con su ex novio, toda su familia es asesinada por un psicópata. Su tranquila y placentera vida se convierte en una pesadilla cuando al volver descubre, mientras deambula por la casa, los cuerpos de sus familiares asesinados. Sus ojos no pueden ver al asesino, pero presiente que el criminal anda cerca.

No me chilles que no te veo/ See No Evil, Hear No Evil (1989) de Arthur Hiller.

Richard Pryor, Gene Wilder, Joan Severance, Kevin Spacey, Alan North, Anthony Zerbe, Louis Giambalvo, Kirsten Childs.

Wally es ciego y Dave sordo. El asesinato de un hombre frente a su puesto de prensa les convertirá ante la policía en sospechosos. Para probar su inocencia deberán colaborar entre ellos, convirtiéndose Wally en los oídos de Dave y este en los ojos de Wally.

Esencia de mujer/ Scent of a Woman (1992) de Martin Brest.

Al Pacino, Chris O'Donnell, James Rebhorn, Gabrielle Anwar, Philip Seymour Hoffman, Richard Venture, Bradley Whitford, Rochelle Oliver.

Un autoritario teniente coronel ciego, jubilado, contrata a un joven estudiante para que le asista. La película narra la atracción de los polos opuestos cuando los protagonistas emprenden un desenfrenado viaje de fin de semana a la ciudad de Nueva York que cambiará su vida para siempre.

A primera vista/ At First Sight (1999) de Irwin Winkler.

Val Kilmer, Mira Sorvino, Kelly McGillis, Steven Weber, Bruce Davison, Natan Lane, Ken Howard, Laura Kirk.

Amy es una mujer estresada que trabaja como arquitecto en Nueva York. Un día decide visitar un balneario, en un pequeño pueblo del norte. Allí conoce a Virgil, un masajista ciego del que se enamora. Amy le propone a Virgil consultar con un oftalmólogo, que practica cirugía experimental en invidentes, e intentar de esta manera recuperar la visión.

El color del Paraíso/ Rang-e khoda (1999) de Majid Majidi.

Hossein Mahjoub, Mohsen Ramezani, Salameh Feyzi, Farahnaz Safari, Elham Sharifi, Behzad Rafi, Mohamad Rahmani, Morteza Fatemi.

Mohammad es un niño ciego y su padre viudo no lo quiere, lo rechaza por su discapacidad y trata de esconderlo para que no se entere su nueva novia con la que espera casarse. Por eso, la película empieza cuando el niño finaliza las clases en la escuela especial a la que acude en la ciudad y el padre no quiere llevárselo. El padre se avergüenza de su hijo y opta por sacarlo de su medio y enviarlo como aprendiz al taller de un carpintero, ciego como el niño, para alejarlo de su lado.

Bailar en la oscuridad/ Dancer in the Dark (2000) de Lars von Trier.

Björk, Catherine Deneuve, David Morse, Peter Stormare, Joel Grey, Cara Seymour, Vladica Kostic, Jean-Marc Barr.

Selma es una inmigrante checa y madre soltera que vive en una caravana con su hijo. Sus vecinos han cuidado de ella y de su hijo desde que llegaron a los Estados Unidos. Selma trabaja en una fábrica troquelando fregaderos de acero inoxidable. Una enfermedad hereditaria está dejando a Selma sin vista y está decidida a ahorrar todo el dinero necesario para asegurarle a su hijo una operación.

Daredevil (2003) de Mark Steven Johnson.

Frankie J. Allison, Ben Affleck, Jennifer Garner, Colin Farrell, Michael Clarke Duncan, Jon Favreau, Scott Terra, Ellen Pompeo, Joe Pantoliano, Lennie Loftin, Erick Avari, David Keith.

El abogado Matt Murdock es ciego, pero sus otros cuatro sentidos están especialmente desarrollados. De día, representa a los oprimidos. Por la noche, representa a un vigilante enmascarado que acecha las calles de la ciudad, un implacable vengador de la justicia.

El bosque/ The Village (2004) de M. Night Shyamalan.

Bryce Dallas Howard, Joaquin Phoenix, Adrien Brody, William Hurt, Sigourney Weaver, Brendan Gleeson, Cherry Jones, Celia Weston.

Los aldeanos de un pequeño pueblo viven atemorizados por unas terroríficas criaturas que habitan en el bosque que hay justo al lado de su pequeña comunidad. Pero un valiente joven decide desafiar todo lo desconocido y enfrentarse a una sorprendente realidad.

A ciegas/ Blindness (2008) de Fernando Meirelles.

Julianne Moore, Mark Ruffalo, Alice Braga, Gael García Bernal, Yusuke Inseya, Yoshino Kimura, Don McKellar, Sandra Oh, Maury Chaykin, Eduardo Semerjian, Mitchell Nye, Danny Glover.

Un hombre se queda ciego repentinamente, cuando va conduciendo del trabajo a casa; todo su mundo se convierte en una neblina lechosa e inquietante. Una tras otra, cada persona que se cruza correrá la misma suerte en un momento dado. A medida que se extiende el contagio, el pánico y la paranoia se apoderan de la ciudad y las víctimas de la enfermedad blanca son sometidas a cuarentena en un psiquiátrico abandonado.

Los abrazos rotos/ Broken Embraces (2009) de Pedro Almodóvar.

Penélope Cruz, Lluís Homar, Blanca Portillo, José Luis Gómez, Rubén Ochandiano, Tamar Novas, ángela Molina, Chus Lampreave.

Un hombre escribe, vive y ama en la oscuridad. Catorce años antes sufrió un accidente de coche que lo dejó ciego. En la actualidad, vive gracias a los guiones que escribe y a la ayuda de su antigua y fiel directora de producción y de Diego, el hijo de esta, secretario, mecanógrafo y lazarillo.

Herramienta de evaluación

Después de revisar la literatura sobre representación de la discapacidad en el cine y sobre los procedimientos utilizados para analizarla se han desarrollado dos métodos para estudiar cada película propuestos por Black y Pretes5. La primera herramienta para la recogida de la información ha consistido en un registro basado en tres categorías: personalidad, inclusión en la comunidad y relaciones interpersonales, fundamentadas en la literatura de estudio3 (Tabla 2). La primera categoría refleja en qué medida el carácter del personaje con una discapacidad tiene una personalidad totalmente desarrollada, o si el personaje se define fundamentalmente por su discapacidad. La segunda categoría es la inclusión en la comunidad que comprende áreas como la educación inclusiva, el empleo, el ambiente residencial, la participación comunitaria, la recreación y las actividades sociales. La tercera categoría –las relaciones interpersonales– tiene como meta evaluar los tipos de relaciones en la vida del personaje. Las películas han sido analizadas por dos jueces videntes y por un invidente en los largometrajes para los que se dispuso de una reproducción realizada en sistema AUDESC.

Tabla 2. Categorías para evaluar los temas de las películas seleccionadas.

  Personalidad del personaje con discapacidad Inclusión en la comunidad Relaciones interpersonales
1 La personalidad del personaje no está desarrollada. Se centra en la discapacidad visual, no en la persona. El personaje con discapacidad visual no está integrado en ninguna de las áreas de la vida comunitaria (ejemplo: educación, empleo o actividades de ocio). El personaje rara vez deja la residencia. El personaje con discapacidad visual no tiene otras relaciones más que con cuidadores pagados o con la familia.
2 La personalidad del personaje está ligeramente desarrollada. Se centra más en la discapacidad que en los rasgos de personalidad. El personaje deja de vez en cuando la residencia para las actividades de ocio pero no está integrado en la comunidad. El personaje tiene conocidos y/o cuidadores pagados, pero no amigos estrechos.
3 El personaje tiene unos rasgos de personalidad inequívocos. El personaje es una persona con discapacidad y no solamente definida por su discapacidad. El personaje está parcialmente integrado en la comunidad o en el empleo, la educación y/o actividades de ocio. El personaje tiene amigos y conocidos; apoyos naturales.
4 El personaje tiene una personalidad bien desarrollada. El espectador es capaz de "meterse" en el papel del personaje y ver sus motivos, sus esperanzas, sus sueños, lo que le gusta y no le gusta. El personaje está totalmente integrado en su comunidad. La participación en la comunidad está representada de diversas maneras. El personaje tiene amigos y conocidos y al menos una relación íntima estrecha; muchos apoyos naturales de un círculo de amigos.

Igualmente, se han establecido categorías basadas en la presencia o ausencia de los siete siguientes estereotipos identificados por Nelson4: (1) lamentable y patético; (2) heroico; (3) siniestro, malvado y criminal; (4) “mejor muerto”; (5) inadaptado; (6) carga familiar e (7) incapaz de vivir una vida de éxito (Tabla 3).

Tabla 3. Estereotipos propuestos por Nelson (1994).

Estereotipo Descripción Puntuación
Lamentable y patético La persona con discapacidad es representada como infantil e incompetente; el espectador es llevado a un sentimiento de compasión por el personaje. + El personaje es representado como teniendo muchas o todas de estas cualidades. El estereotipo está presente en la película.
Heroico La persona con discapacidad mediante un gran coraje triunfa sobre su discapacidad heroicamente. - El personaje es representado como teniendo pocas o ninguna de estas cualidades. El estereotipo no está presente en la película.
Siniestro, malvado y criminal La persona con discapacidad es representada como un malvado, un peligroso monstruo o "menos que humano".  
Mejor muerto La vida de la persona con discapacidad no vale la pena; la discapacidad es vista como insoportable.  
Inadaptado Amargado y total autocompasión porque no puede soportar su discapacidad; necesita comprensión y orientación de las personas sin discapacidad.  
Carga La persona con discapacidad es una carga para los miembros de la familia, amigos y para el conjunto de la comunidad.  
Incapaz para vivir una vida de éxito Incapaz para vivir una vida completa y feliz; rara vez es visto en situaciones de trabajo, socialización o disfrutando.  

Seguidamente se han visionado las películas, utilizando las categorías antes mencionadas como pautas a seguir para las calificaciones. Los temas han sido evaluados mediante una puntuación numérica de uno a cuatro para cada una de las tres categorías, y los estereotipos se han calificado como más o menos (presencia o ausencia del estereotipo). En las Tablas 2 y 3 se describen los criterios de puntuación que se han utilizado para unos y otros.


Resultados

Para el tema del estudio de la personalidad se ha tenido en cuenta en qué medida la película refleja el carácter de una persona con una personalidad única y distintiva, o si la discapacidad visual del personaje ha sido el eje principal del argumento. A cuatro películas se les ha dado una puntuación de cuatro por presentar personas con discapacidad visual que tienen personalidades únicas, puesto que representaban papeles que manifestaban el deseo de independencia y el no querer dar lástima, tal como, por ejemplo, en Bailar en la oscuridad/ Dancer in the Dark (2000) de Lars von Trier (foto 4). La mayoría de las películas (seis) ha recibido una calificación de tres, significando con ello que el personaje es una persona con discapacidad y no solamente definida por su discapacidad visual. En El milagro de Ana Sullivan, si bien la discapacidad de Hellen es el eje de la trama de la película, no es menos cierto que se enfatiza su personalidad, sus capacidades y persistencia. Son pocas las películas (dos) que se centran más en la discapacidad que en los rasgos de personalidad. Un ejemplo de esta categoría está representada por el personaje de Al Pacino en la película Esencia de mujer/ Scent of a Woman (1992) de Martin Brest (foto 5).

Para el tema de la integración en la comunidad, se ha analizado la inclusión educativa, el empleo, la participación social, las actividades de ocio y la vida independiente. Excepto en tres películas, la calificación asignada ha sido de cuatro. Esto significa que los personajes de estos largometrajes están totalmente integrados en su comunidad. La participación en la comunidad se concreta en que la persona con discapacidad visual tiene un empleo ordinario, vive con la familia o de forma independiente y participa de las actividades sociales, como ir a actos sociales o salir con amigos. En dos de las películas los personajes están parcialmente integrados en la comunidad. Es el caso de El color del Paraíso, donde el niño protagonista es apartado de su familia para recibir educación en un centro específico para niños ciegos y durante su estancia en las vacaciones de verano en su hogar no participa de las actividades de juego con sus hermanas o con los otros niños.

En la categoría relaciones interpersonales se ha considerado si el personaje tiene amigos, conocidos, relación de pareja y una red de apoyos naturales. Siete de las películas obtienen la puntuación máxima y esto se interpreta como que el personaje cuenta con todos esos elementos, mientras que en tres largometrajes los personajes tienen amigos y apoyos naturales, pero no relaciones de pareja. Las dos películas restantes están interpretadas por niños, los cuales tienen como red de apoyo a la familia o a un cuidador pagado.

Estereotipos

El estereotipo es una imagen o idea aceptada comúnmente por un grupo o sociedad con carácter inmutable (Diccionario de la Lengua Española). Para el análisis de las películas visionadas se han utilizado los siete estereotipos identificados por Nelson4 y previamente mencionados.

La persona con discapacidad visual representada como lamentable y patética es mostrada como incompetente y necesitada de ser atendida por otras personas. Este estereotipo únicamente es mostrado por tres de las doce películas revisadas, lo que demuestra que está perdiendo importancia la percepción de la persona con discapacidad visual como una tragedia que inspira compasión. En la película El color del Paraíso / Rang-e khoda (1999) de Majid Majidi, la ceguera del pequeño Mohammad es vivida como una verdadera tragedia, puesto que refleja el papel que cumplen los hijos en un contexto cultural determinado, como es, en este caso, la sociedad iraní (foto 6).

En segundo lugar, el estereotipo de la persona con discapacidad visual como “héroe” aparece en cinco de las doce películas analizadas, donde se presenta a la persona mostrando un gran coraje y determinación para superar su discapacidad. Aunque en un principio el significado de este estereotipo puede ser loable, no refleja la realidad del día a día de la mayoría de las personas con discapacidad visual. Así, por ejemplo, en la película Bailar en la oscuridad/ Dancer in the Dark (2000) de Lars von Trier, la protagonista renuncia incluso a su propia vida para que su hijo sea intervenido quirúrgicamente para tratarle de la misma ceguera que padece ella; o en el largometraje Daredevil (2003) de Mark Steven Johnson en el que el propio personaje se refiere a sí mismo como “el niño sin miedo”.

Otro de los estereotipos representados en el cine corresponde con el de considerar a la persona condiscapacidad visual como siniestra, malvada y criminal, aunque en las películas revisadas aparece únicamente en dos de ellas. Esta idea comúnmente aceptada de percibir a estas personas como amargadas por el hecho de tener una discapacidad parece que deja de perpetuarse. Una muestra de dónde se representa este tipo de estereotipo en la filmografía es el largometraje Esencia de mujer/ Scent of a Woman (1992) de Martin Brest, en el que el protagonista, un alto mando del ejército jubilado, es representado como arrogante, amargado y desdichado.

El estereotipo “inadaptado” considera que la discapacidad es ante todo un problema de afrontamiento y de aceptación personal. Cinco de las películas consideran a la persona con discapacidad visual como inadaptada, retratando a la persona como negativa y con tendencias autodestructivas. Tan solo dos películas retratan la discapacidad visual con el estereotipo “mejor muerto”.

Seis películas reproducen el estereotipo de la persona con discapacidad como una carga familiar y para la sociedad. Esta imagen es representada como que la persona con discapacidad visual no puede valerse por sí misma, por la necesidad de disponer de personal de cuidado, o bien por la supervisión por parte de un vidente. Por último, la persona con discapacidad visual como incapaz para vivir una vida de éxitoes un estereotipo que aparece en cuatro de las películas analizadas. No obstante, aunque en la mayoría de las películas se contempla que los personajes pueden tener una vida de éxito en el ámbito laboral y social, es más difícil encontrar personajes con discapacidad visual que presenten éxito en sus vidas afectivas.


Discusión

Reconocido el impacto que tienen los medios de comunicación y, más concretamente, el cine en la percepción que la sociedad tiene de la discapacidad, es importante comprobar si los temas y los estereotipos identificados en la investigación continúan reproduciéndose. Norden1 señala la existencia de un lento movimiento hacia un concepto más positivo de la discapacidad. El análisis llevado a cabo en este estudio apoya esta afirmación e indica que se han hecho progresos hacia la normalización y la participación social respecto a la representación de las personas con discapacidad visual en el cine. Aunque es cierto que han ido desapareciendo determinadas imágenes de la discapacidad visual en el cine, como, por ejemplo, una interpretación cómica, sin embargo, tal como se ha expuesto, continúan perdurando ciertos estereotipos. No es extraño encontrar en la filmografía reciente personajes con discapacidad visual presentados como enojados, malhumorados y mal educados. También se ha encontrado en papeles relevantes a personajes que reflejan la superación ante la adversidad que supone tener una discapacidad. El heroísmo y la valentía sobrehumana son también uno de los estereotipos que se mantiene constante en la filmografía.

Un estereotipo que ha persistido desde el inicio del cine y que no está incluido en los siete propuestos por Nelson4, es el de la persona ciega con la percepción sensorial elevada. Desde entonces las películas están plagadas de personajes ciegos con sentidos del olfato y de la audición extraordinarios. En varias de las películas visionadas para este trabajo se representan papeles con esta imagen, como en Esencia de mujer, donde el personaje representado por Al Pacino muestra estas capacidades excepcionales, o en Daredevil, donde el protagonista tiene un sentido de la audición sorprendentemente desarrollado, o también en Sola en la oscuridad.

A pesar de apreciar cambios positivos en las representaciones de las personas con discapacidad visual en el cine, todavía los largometrajes las retratan como personas que son incapaces de tener una vida totalmente equiparable a la de las personas videntes. Además, las personas con discapacidad siguen siendo percibidas como una carga para la familia, que necesitan siempre de asistencia o supervisión por parte de un vidente. Las películas analizadas muestran parcialmente la integración de las personas con discapacidad visual en la comunidad. Esto significa que los personajes caracterizados no viven en entornos institucionalizados y acceden a la educación o al empleo. No obstante, se puede afirmar que, generalmente, en las películas se pone más el acento en la propia discapacidad, que en la personalidad en su integridad de la propia persona con discapacidad visual. De la misma manera, es poco frecuente encontrar a personajes con discapacidad visual representados como personas que realizan tareas del hogar, van de compras o de viaje; es decir, ocupándose de los quehaceres del día a día habituales para todo el mundo. Asimismo, en las películas revisadas han intervenido en general actores famosos para representar los personajes con discapacidad visual, excepto para el personaje del niño en la película El color del Paraíso. En resumen, se puede concluir que las personas con discapacidad visual representadas en la filmografía son caracterizadas en pocas ocasiones como una manifestación dentro de la diversidad del ser humano y a veces reflejan poco las realidades de sus vidas. En este sentido, por ejemplo, son escasas las películas en las que el personaje con discapacidad visual comparta su vida en un entorno familiar con hijos.


Limitaciones

Existen varias limitaciones en el presente estudio. En primer lugar, solo se eligieron las películas que eran fácilmente accesibles para el público general: películas que estaban disponibles comercialmente a través de establecimientos de alquiler, algunas disponibles en las bibliotecas universitarias y otras a través del Servicio AUDESC de la ONCE. Asimismo, no se han incluido documentales que pueden, y suelen, proporcionar una visión muy diferente de la discapacidad visual. Las películas analizadas han sido producidas con fines de lucro y, en general, con grandes actores de renombre en su reparto, y, probablemente, más interesadas en lo que se “vende” que en dar una visión de normalidad a esta discapacidad. En segundo lugar, solo se han analizado 12 películas, selección muy pequeña, aunque se valoró que eran suficientemente representativas para la realización del estudio. Y, en tercer lugar, los propios prejuicios de los videntes pueden afectar, sin duda, las puntuaciones dadas a las películas. No obstante, el análisis de las películas que estaban disponibles en el sistema AUDESC, realizada por una persona con discapacidad visual, ha permitido llegar a un consenso en relación con las percepciones en cuanto a la exactitud y la realidad de las representaciones actuales de las personas con discapacidad visual en el cine.

Referencias

  1. Norden MF. El cine del aislamiento. El discapacitado en la historia del cine. Madrid: Escuela Libre Editorial; 1988.
  2. Erickson W, Wolfe D. Images of blind and visually impaired people in the movies 1913-1985. An annotated filmography with noted. New York: American Foundation for the Blind; 1985.
  3. Byrd EK. A study of film depiction of specific characteristics of characters with disability in film. J Appl Rehabil Counsel. 1989; 20: 43-44.
  4. Nelson JA. The disables, the media, and the information age. Westport (CT): Greendood Press; 1994.
  5. Black RS, Pretes, L. Victims and Victors: representation of physical disability on the silver screen. Res Pract Pers Severe Disabil. 2007; 32(1): 66-83.

Foto 1: el protagonista ciego de El orgullo de los marines (1945) de Delmer Daves.

Foto 2: las gafas oscuras son un elemento presente en muchas películas con personajes ciegos. Nuevo amanecer (1951) de Mark Robson.

Foto 3: la interpretación de Ana Sullivan le valió a Anne Bancroft el Oscar a la Mejor actriz. El milagro de Ana Sullivan (1962) de Arthur Penn.

Foto 4: la protagonista de Bailar en la oscuridad (2000) de Lars von Trier muestra deseos de independencia.

Foto 5: mirada perdida, bastón y lazarillo. Esencia de mujer (1992) de Martin Brest.

Foto 6: la ceguera en la infancia. El color del Paraíso (1999) de Majid Majidi.